¡En Mallorca, las playas no son solo para el verano!

En Mallorca, el tiempo soleado, las temperaturas generalmente cálidas y la escasez de lluvias permiten que tanto los residentes como los visitantes tengan la posibilidad de disfrutar de los magníficos paisajes de la isla también en invierno. Si bien, en otras regiones de Europa, el final del verano supone el inicio del frío y del recogimiento en el hogar -bajo la manta, sin apenas salir de casa a no ser que sea imprescindible-, en Mallorca la tendencia es muy diferente.

sea-140439_1280

Así pues, uno de los mitos que es preciso desmontar si hablamos de la mayor de las Islas Baleares es el referido al uso de las playas y calas mallorquinas: aunque es en verano cuando éstas se llenan de bañistas y de personas tomando el sol, es igualmente placentero pasear por ellas una mañana de noviembre, o caminar a buen ritmo algunas tardes de diciembre, o incluso organizar picnics con la familia y los amigos durante algún fin de semana invernal.

mallorca-2732463_1280

Para los amantes de las grandes playas de arena blanca, la Playa de Alcúdia ofrece un panorama espectacular, permitiendo al visitante recorrer los varios kilómetros que la conectan con Can Picafort caminando sobre la arena de grano fino o bien transitando (a pie o en bicicleta) por el paseo lateral habilitado para agilizar y favorecer la caminata. Durante todo el trayecto se puede contemplar el mar tranquilo e infinito que nos conecta con la esencia del Mediterráneo, y en el que se aprecian algunas embarcaciones.

La Bahía de Pollença es también una interesante alternativa para quienes busquen una zona costera tranquila y resguardada, con la posibilidad de pasear por ella y de disfrutar de la preciosa visión del Faro de Formentor. Cerca de la Bahía de Pollença se encuentran varios restaurantes y cafeterías para tomar un té, merendar, desayunar, cenar o comer, y existe igualmente una zona con césped que posibilita preparar un buen picnic al lado del mar.

port-de-pollenca-168847_1280

La escritora británica Agatha Christie se dejó seducir por el encanto de Pollença durante una estancia que tuvo lugar a comienzos de los años 30. Si la famosa novelista encontró allí paz e inspiración, es muy probable que otros visitantes puedan sentir esa paz y equilibrio interior al recorrer las zonas más bonitas y marineras del lugar.

Y para los que prefieran las calas de rocas tan características de la topografía mallorquina, una buena recomendación es Cala Clara: una cala que goza de gran popularidad en verano y cuyo atractivo reside en su enorme belleza y encanto paisajístico. Esta cala forma parte de la urbanización de Cala Sant Vicenç, situada en Pollença, y quien se decida a ir allí para pasar una jornada única y especial podrá encontrar también un buen sitio para comer con la familia, la pareja o los amigos. Si no, siempre existe la opción de llevar una bolsa con sándwiches o bocadillos para disfrutar del paisaje sentado en las rocas y frente al mar.

lunch-box-200762_1280

Todavía no hay comentarios

Deja un comentario

5 − 1 =

Vuelos privados

Private flights

Privatflüge



Holiday Check

Partners

Vuelos Privados a Mallorca



Vuelos Privados a Mallorca



Hotel Son Brull

Pollensa & Sierra de Tramuntana

Hotel Sostenible y Eco Friendly

Compromiso Son Brull

Agricultura Ecologico, Productos Saludables & Slow Food

Certificado de excelencia

Certificate of excellence

Zertifikat für Exzellenz


Son Brull certificate of excellence Tripadvisor certificate of excellence Son Brull