Huerto Hotel Son Brull

Huerto son brullDesde el Hotel Son Brull sabemos que es tan importante cuidar lo que comemos como el origen, por ello, en la medida de lo posible tratamos de cultivar parte de los ingredientes utilizados en los platos de nuestro restaurante en nuestro huerto ecológico.

En nuestro huerto se siembran las verduras de temporada como pueden ser ahora en la temporada estival: tomates, calabazas, calabacines, lechugas y berenjenas.

Además el resto de productos que se requieren para el abastecimiento del hotel también son de origen ecológico, y siempre de pequeños productores locales.

En el Hotel Son Brull nos sentimos orgullosos de ser miembros del movimiento SlowFood.

La filosofía SlowFood toma su nombre como un  guiño al contraste con los parámetros de la comida rápida, se trata de  una referencia para vivir una vida sin prisas, comenzando por la mesa.

SlowFood es una asociación internacional fundada en 1986 por Carlo Petrini que actualmente ya cuenta con más de 100.000 socios y está presente en 160 países.

El principal objetivo con el que Petrini fundó la asociación era dar la importancia que se merecía al placer vinculado con el alimento, supone aprender a disfrutar de los sabores que nos brindan una diversidad de recetas y a reconocer la variedad de los distintos lugares de producción, el respeto a el ritmo de las estaciones del año y de la comida.

El movimiento SlowFood busca fomentar:

  • La educación del gusto como el mejor argumento contra la calidad mediocre de la comida y los fraudes alimentarios.
  • Las acciones por la salvaguardia de la cocina local, de las producciones tradicionales, de las especies vegetales y animales en peligro de extinción
  • Un nuevo modelo de agricultura menos intensivo y más limpio, fundamentado en los conocimientos y el saber hacer de las comunidades locales, por ser un modelo capaz de ofrecer perspectivas de desarrollo incluso en las regiones más pobres del planeta.
  • La protección de los alimentos, materias primas, técnicas de cultivo y de transformación, heredadas de los usos locales consolidados en el tiempo.
  • La defensa de la biodiversidad de las especies cultivadas y salvajes.
  • La protección de locales gastronómicos y de convivencia que por su valor histórico, artístico o social, forman parte del patrimonio de la cultura material.

En el Hotel Son Brull creemos en la importancia de un modelo de cultivo sostenible y respetuoso con el medio ambiente.