Senderismo en Mallorca: Sa Volta des General

Una de las excursiones más conocidas en Mallorca por su facilidad y sus preciosas vistas es la conocida como Sa Volta D’es General.
Desde el Hotel Boutique Son Brull la recomendamos ya que es apta para todos los públicos incluso para realizar con niños tiene una duración de una hora de ida y otra de regreso. En el caso de ir con niños podemos sumar media hora más por trayecto (es decir, una hora más en total). Lo que supone una distancia de apenas 4,22 km de ida.
Una ligera bajada entre la montaña y el mar nos llevará desde las inmediaciones de Banyalbufar al Port des Canonge, antiguo puerto de pescadores y aldea costera.
Comienzo: Iniciamos esta agradable caminata a orillas del mar en una pequeña explanada donde podemos dejar el coche, situada en el kilómetro 85,2 de la carretera Ma-10 de Andratx a Pollença. Desde este punto tenemos una excelente panorámica sobre el pueblo de Banyalbufar y sus bancales.
Seguimos el camino de carro ancho y de tierra en pocos minutos, cerca de un aljibe, encontramos una bifurcación del camino que va hacia la derecha y que debemos ignorar.
Durante el camino nos encontraremos indicios de un antiguo empedrado, rodeado de un bosque mixto de pinos y encinas.
En cinco minutos encontramos una barrera metálica abierta, con una escalera a la izquierda, y a pocos metros aparece un cruce y debemos ir hacia la derecha.
En unos minutos encontramos a la derecha del camino un sendero poco marcado que debemos dejar y debemos seguir por la izquierda.
Continuamos descendiendo por el camino y en una curva tenemos una panorámica de la punta de Sóller, na Foradada y la atalaya de Son Galceran. También vemos la urbanización del Port des Canonge. Nuestro camino desemboca en una pista asfaltada que entra hacia la derecha dentro de la finca de Son Bunyola. Las casas de la finca quedan enfrente de nosotros. Seguimos la pista hacia la izquierda y después de tres curvas volvemos a enlazar con un camino de tierra.

Hotel 5* MallorcaA nuestra izquierda queda un saliente llamado punta Roja, en clara referencia al color de su roquedal. Aquí, como en otros lugares de la costa norte mallorquina, los pinos llegan a tocar el mar. Los temporales y la erosión y pérdida de suelo los va desarraigando, e incluso llega a matarlos y tirarlos al mar. La fuerza del viento y la espuma marina también se encargan de modelar la vegetación, y los mirtos y aladiernos adquieren formas almohadilladas.
Continuamos caminando a ras de mar y dejamos a mano izquierda un portillo con una barrera de madera a la derecha. Pasamos cerca de los restos de unos retretes hechos de piedra y en pocos minutos llegamos a un torrente que desemboca en la playa de Son Bunyola.
El camino gira a la derecha y sube por unos escalones picados en la roca y enseguida gira a la izquierda y nos lleva a atravesar un segundo torrente que en determinadas épocas puede llevar agua y hay que ir con cuidado para no patinar.
En unos minutos nos encontramos en una explanada sin vegetación y, tras atravesarla, llegamos al Port des Canonge.
Hotel Boutique Mallorca

 

A través de unos escalones podemos acceder a un mirador sobre la caleta del puerto. Desde aquí podemos encontrar varios varaderos a la derecha y en otro rincón a la izquierda, unas rampas hechas con barras de madera por donde sacar las barcas. Cuando encontramos el asfalto, tenemos delante de nosotros el núcleo urbano, con las casas más antiguas y la urbanización a continuación. Desde este punto, y tras descansar un poco, volveremos sobre nuestros pasos hacia el punto de inicio.
Se trata de una excursión muy bonita que les recomendamos desde el Hotel Boutique Son Brull para conocer un poco más de nuestra maravillosa Serra de Tramuntana (Mallorca).
Más información sobre la ruta en:
Serradetramunana.eu
Balearsnatura.com